Ojos verdes

2009

Resulta que el tipo tenía los ojos más verdes del mundo. Al menos eso me pareció y lo noté hasta que,  enojado, abrió bien los ojos. Así ya no se notaban ni las patas de gallo. Se quitó el sombrero, los zapatos y los puso en el perchero. Se sacó el cinturón, lo dobló a la mitad y lo hizo sonar. Por eso lo reconocí, en ese instante le dije: “¿Papá?”

No me corrigió, así que no entiendo cómo pudo viajar desde Veracruz,  sobre todo si él lleva 10 años muerto. Me dijo: “¿Por qué piensas que estoy enojado?”  Y casi me da un infarto porque, eso de ir por ahí leyendo los pensamientos de las personas no está bien. Es algo que debería aprenderse en casa; a dar las gracias y a no leer pensamientos.

Se recargó en el mostrador y levantó una ceja con la cara más libidinosa que he visto, pero también con aire de galán de Hollywood. Obvio me sonrojé y le pedí por favor que no me insinuara cosas, no era ni el lugar ni el momento, pero siguió. Acercó su rostro al mío, olí su loción, distinguí la gama de 46 tonos en sus ojos y, mientras los contaba, seguro hice bizcos porque todo se puso borroso.

Cuando abrí los ojos, estaba en el piso, vi sus calcetines de rombitos mientras recorría el local buscando algo. No estaba segura si quería que supiera que había recobrado la conciencia; así que despacito, alargué el brazo hasta la escopeta. (Me burlé cuando mi jefe la llevó a la tienda y me dijo cómo usarla, nunca pensé que la iba a necesitar). Puse la mano sobre el acero frío, y en ese instante tocó mi antebrazo pidiéndome que la soltara.Me aseguró que no lo quería conocer enojado.

No pude hacer otra cosa que besarlo.

Lo acerqué a mí. Abrí las piernas y él se acomodó fácil, puso un brazo detrás de mi espalda baja y con el otro me acarició la pierna subiéndome la falda. “Buen día para ponerme pantimedias”, me reproché. Entonces comenzó a bajarlas al mismo tiempo que la ropa interior. Y yo quietecita, sólo apretaba un poco los muslos contra sus costados. Estaba a nada de gritar, pero lo único que salió de mi boca fue un suspiro, profundo, casi de alivio.

Me contuve mucho mientras veía mis medias volar por el aire y sentí sus dedos, buscando entrar en mí.

Respiré de nuevo.

Me dio un beso pequeño en los labios y bajó su cabeza a mi vientre, aspiró y al soltar el aire besó mi ombligo, metía y sacaba el dedo medio con mayor cadencia y con el pulgar hacía círculos en mi clítoris. Yo seguía ese ritmo con la cadera, introdujo una mano, la otra y poco a poco entró en mí, completo. Lo sentía respirar, apartando mis entrañas para abrirse paso por mi cuerpo. Una o dos costillas tronaron cuando metió los dedos entre ellas para impulsarse. Un vuelco al corazón, literal, cuando lo golpeó con su mejilla. Pasar por el cuello fue lo más difícil; sentí náuseas, me costaba respirar por la presión. Cuando estuvo bien instalado quedé mareada, con un cosquilleo en las sienes y calor en la entrepierna, también dolor en los riñones.

Me sentía llena, vibrante, respiraba con dificultad, aspiraciones cortas y dolorosas, lo sentía palpitar. Comenzamos a sincronizarnos, inhalando; olimos mis brazos, lamimos la palma de mis manos, acariciamos mi pelo,  lengüeteamos mis hombros  y mordimos mis labios. Me abracé o me abrazó y entonces abrió mis ojos.

El entorno era verde, la luz, los muebles, la calle, la gente. Todo verde.

Yo estaba en éxtasis, sentía por dos y él también. A lo lejos escuché la campanilla de la puerta. Entraron 2 clientes que,  al verme tirada en el piso revolcándome, llamaron una ambulancia. Yo estaba ocupada con todo lo que traía dentro.

La luz de la torreta llegaba en ondas aún más verdes a mis ojos. Me revisaron y como la opresión en todo mi cuerpo no bajó con pastillas sublinguales ni baños de agua fría, me internaron. Los latidos parecían dobles, la capacidad pulmonar disminuida, algunos huesos rotos, la tráquea obstruida, esclerosis, pupilas contraídas y la lengua mordida.

Vaya, si no me dieron hemorroides es porque todavía no teníamos tanta confianza.

Fueron 43 días de incapacidad, hasta que se acabó la magia. Descubrimos que no éramos el uno para el otro, pero lo voy a recordar con mucho cariño. Los doctores no se explican qué me pasó. Hasta salí en la tele,  ¿No me viste?.  Llegó un padrecito y todo, dicen que mi recuperación fue un milagro.

Milagro que no nos hayamos matado. Y bueno,  por eso no me habías visto. Muchas gracias por cubrirme, supongo que fue pesado cubrir los dos turnos, gracias y no, no son pupilentes. Por cierto ¿sabes si llegó el pedido de Guadalajara?

2 thoughts on “Ojos verdes

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s