¿Está feo pero te quiere mucho?

Una persona que termina emparejada con alguien que, a ojos externos, no la merece. Ya sea porque es feo (sin lo fuerte y lo formal) o porque representa un lastre para su desarrollo personal o profesional.  Y aunque nadie debería opinar, sabes que hay de 2 sopas; que no duren o que sean infelices en menor o mayor grado.

Parece obvio decir que las parejas deberían ayudarse a crecer, siempre manteniendo un equilibrio para ser individuos completamente funcionales que pueden estar sin el otro pero – y aquí entra la magia- que escogen estar juntos porque les hace bien.

Tu pareja no debería ser una piedrita en el zapato. Es horrible escuchar esposos hablando del otro con tono de burla o hartazgo. Si se estorban ¿por qué siguen juntos? No deberías ir por ahí quejándote de tu situación. Si algo no te gusta, cámbialo.

Hay preguntas muy fáciles para saber si algo anda mal.

¿Cuando él o ella está,  nada es tan divertido?

¿Desde que estamos juntos he dejado de hacer cosas que quiero y me pesa?

¿Siento estrés cuando me llama?

¿Tengo confianza para platicarle cualquier cosa y al hacerlo no hay reprimendas?

Y la definitiva ¿envidias a otras parejas o fantaseas con ser soltero?

Piénsalo, porque podrías aprovechar mejor tu tiempo y tu esfuerzo, o mejor tener una mascota.

la primera plana

Advertisements

No te cojas a la nómina

En todas las relaciones personales la sobreexposición genera estragos. Convivir todos los días en un ambiente laboral puede derivar en peleas irreconciliables o en cierta tensión sexual entre personas que no deberían sentirla. Si es bien encausada, la química que surge naturalmente se puede traducir en resultados extraordinarios dentro del equipo y en el mejor de los casos se gana un amigo.

Con lo que hay que tener cuidado es con las relaciones sentimentales (o símplemente sexuales) que comienzan en el trabajo ya que sufren un desgaste mayor que aquellas iniciadas fuera de ese ambiente. No digo que no se pueda, tu pareja puede ser el mejor colaborador, porque, aparte, goza de tu entera confianza. Pero los problemas se magnifican cuando te llevas el trabajo a la cama.

Y si se da un rompimiento y terminas detestando a esa persona, la oficina será insoportable. Imagina ver 8 horas diarias al que, en el mejor de los casos, te rompió el corazón. Y aún cuando no trabajes con tu pareja, estar mucho tiempo juntos puede detonar fricciones inesperadas.

El concepto gringo de “necesito mi espacio” no aplica del todo en la sociedad mexicana, pero se puede adaptar a nuestra realidad tomando elementos que sí funcionen. Un tiempo separados de vez en cuando, acordado previamente por ambas partes, le puede hacer mucho bien a la relación.

Ya sea para darse cuenta de que se extrañan y disfrutar esa sensación, o usarse como indicador oportuno de que algo está mal. ¿Cómo te das cuenta? En el momento en el que  ese tiempo libre les resulta más placentero que el que pasan con su pareja. Estar con uno mismo no es señal de que no amen a una persona, es sólo un hábito saludable que puede ocurrir tanto o tan poco como lo requieran.

La primera plana

El infierno que pasé en Cinépolis

(Como actualización , Cinemex fue perdiendo calidad al punto en que cada vez que iba, se quemaba el proyector, estaba borroso, no servían las bocinas o proyectaban fuera de la pantalla. Parece que sus complejos se están cayendo a pedazos y no hacen nada. Así que me llevé mis 50 visitas al año a Cinépolis. Donde su app es la mejor forma de comprar boletos y tienen asientos asignados. Hasta ahora,  a 3 meses de ir, me ha ido muy bien.)

Aquí empieza el post original:

 

Soy adicta a ir al cine.  En promedio voy 2 veces a la semana, pero si puedo ir diario, voy diario y me encanta entrar a varias películas en un solo día.  ¿Cuál es mi cadena favorita? Cinemex. No por la calidad de sus salas o la proyección, sino por su tarjeta de fidelidad. Si vas 12 veces en un año tienes derecho a una taquilla especial y no haces fila para entrar a la sala, y con 24 visitas anuales, a eso le sumas no hacer fila en dulcería y te regresan el 10% de tus consumos.

Pero el 25 de diciembre no encontré funciones de TRON en inglés, así que decidí ir a Cinépolis Plaza universidad.

Llegamos a las 3:30 de la tarde, compramos boletos para la función de las 4.40 en Imax 3D (2 adultos y un menor 212 y 98 pesos respectivamente). Vimos que la fila era larga, así que me formé a las 4 de la tarde. 45 minutos después, al entrar a la sala, estaba casi llena. No conseguimos lugares juntos y todas las butacas por las que preguntamos estaban apartadas. Me acerqué con una persona del staff y le dije que necesitaba mi dinero de vuelta porque no iba a pagar 106 pesos por sentarme en las escaleras y la solución que me ofreció fue esperar a uno de sus compañeros para que le pidiera a la gente recorrerse y así encontrarme lugares.

Apagaron las luces y había cerca de 25 personas sentadas en las escaleras a ambos lados de la sala, me acerqué de nuevo con el personal para decirles que aún no encontraba lugar y que me parecía que la sala estaba sobrevendida, porque tanta gente en las escaleras no era normal. Como no pudieron encontrar ni un asiento para mí, pedí hablar con el gerente; así que me hicieron salir de la sala para cambiarme los boletos por los de otra función.

Llegó un niño con camisa blanca que no resolvió nada y sólo nos entretuvo 1o minutos y después llegó la gerente. No había más funciones disponibles en inglés Imax 3D, así que le pedimos un reembolso. No lo podía hacer porque eso no existe en la cadena y añadió que “para qué llegaba tarde”. Le expliqué que no era cierto, pero que por eso estaba dispuesta a formarme más de una hora antes en otra función para tener mis 3 lugares juntos  ese día o, si no se podía el 25, le planteamos las siguientes soluciones:

Que cancelara el cargo en la tarjeta de crédito.

Que nos diera el equivalente a lo que gastamos en boletos para otro día.

Que nos diera boletos para una sala normal y nos regresara el excedente en boletos.

“No era posible” ninguna de las opciones. Lo único que hizo por nosotros fue cambiarnos los boletos por unos de 86 pesos a las 9.40 de la noche, sin reembolso alguno.

En vez de perder más de 300 pesos iba a perder aproximadamente 50 (¿eso se llama fraude o robo?)

Me resigné y tenía 5 horas para gastar y un día arruinado. Así que para que fuera menos malo, compré boletos para otra función y entré –después de 1 hora de fila– a ver Gulliver en español, porque era la única opción.

(horas formada: 1:40)

Salí de Gulliver y quedaba mucho tiempo todavía, fui a comer algo y a ver vidrieras. Cuando regresé ya había gente formada así que decidí tomar mi lugar en la fila a las 8:45 pm. Era la 5ta persona formada, a las 9:48 que abrieron la puerta, entré a la sala y para mi sorpresa estaba llena.

Salí de inmediato y pregunté por la gerente. Uno de los de staff me dijo: “no pues, vaya a buscarla usted” (se llamaba Gabriel). Encontré a otro con mejor disposición y cuando llegó la susodicha le dije que era la 5ta en la fila y no encontré lugar. Me respondió “es que entran primero los que los compran por teléfono”. Yo ya estaba más que enojada, así que ya con un tono de voz bastante alto le contesté “¿y no me pudiste decir eso a las 4 de la tarde?” ¿Y saben qué hizo? Volteó los ojos en señal de hartazgo y dijo “Ash, pues es que le dije que ya había muchos comprados” …

Se imaginarán lo demás…. me regresaron lo primero que pagué en la tarde, no vi mi película, obviamente no me pagaron el estacionamiento de 3 de la tarde a 10 de la noche y perdí todo el día, sin contar el coraje.

(horas formada: 2:45)

Desde que llegué al cine en la tarde comencé a twittear, cuando empecé a tener problemás mucha gente en el timeline respondía que Cinépolis tiene muy mal servicio y que no sabían qué hacía ahí. De hecho en el search de ese día referente a la cadena había puras quejas y comentarios negativos…

Cinepolisonline respondió 13 días después pidiéndome que mandara un mail para darle seguimiento… me dieron esta dirección y el mail no existe!!!


No vuelvo jamás a pisar uno de esos cines y cada que pueda voy a disuadir gente de ir.

Es la peor experiencia y el peor trato al cliente tanto offline como online que me han dado.

Obviamente a la gerente le di la gritada de su vida….

Como actualización; me contactaron al día siguiente por DM ofreciéndome boletos gratis en el mismo complejo, los cuales me entregaría la misma tipa que volteó los ojos y no tuvo el menor criterio para manejar la situación. Les agradecí su interés (tardío) pero que no planeaba regresar a Universidad ni con boletos gratis y mucho menos entregados por su gerente tan grosera. Porque boletos gratis en Cinépolis es igual a una hora de fila y probablemente sentarme en las escaleras. Me dijeron que entonces los mandaban otro complejo… O sea que el problema del mal servicio y las salas sobrevendidas no se va a resolver. ¿Sólo me mandan a un cine menos malo? Qué horror.

Todos los mexicanos somos indocumentados…

…O por lo menos así nos sentimos a la hora de tramitar la visa.

No importa qué tan grande sea la empresa donde trabajas o cuántos ceros tenga tu estado de cuenta; las políticas migratorias de Estados Unidos nos hacen dudar, aunque sea un poquito, acerca de qué tan wetback nos vemos. Por si las dudas, el día de la cita en la embajada te llevas todo un archivo que compruebe tus intenciones de ir a comprar calzones en Victoria’s Secret,  y no de casarte con algún gringo desprevenido (Aunque el plan no suene del todo mal).

La única parte difícil es superar la embajada, no porque sea imposible conseguir el visto bueno de los EU para visitar su territorio, eso es sólo la mala fama que le han hecho al trámite. Y hay miles de formas para evitar que te nieguen la entrada; por ejemplo manteniendo un buen historial crediticio o estudiando algo. Como sea, aunque no te vayas “al otro lado” es un hábito saludable.  Me tocó ver a una pareja indignada, que le gritaba al cónsul exigiendo una solución, porque les negaron la entrada a ellos y a su bebé. Yo volteaba al techo para ver a qué hora bajaban unos SWAT a calmarlos.

Después de todo el susto, con visa en mano y varios dólares en la bolsa, no se te quitan los nervios. En cada aeropuerto que pisas le pones buena cara a los uniformados; no vaya a ser que te deporten antes de llegar al Outlet.

Todo este nerviosismo no es más que el resultado de una campaña de comunicación muy efectiva que logró en los mexicanos una baja autoestima colectiva, pero ¿Por qué si no tienes intenciones de quedarte a trabajar de jornalero, tienes ese tipo de precauciones?  En lo único que es recomendable poner especial atención es al llenar las formas migratorias, y guardarlas muy bien para que no se pierdan; porque si estás boletinado cada vez que pases por la frontera te van a “entrevistar” minuciosamente.

Vaya, para viajar para allá ni siquiera necesitas hablar inglés; en ciudades fronterizas tu español es más que suficiente, y en Nueva York te serviría más el chino. Todo el mundo tiene acento en Manhattan, los raros son los gringos.

¿A ustedes les han negado la visa? ¿por qué? Ese tipo de consejos siempre sirven, dejen sus comentarios.

Publicado en La Primera Plana Nov 2010

Inboxfobia

Dícese del miedo a revisar tu bandeja de entrada, que incrementa cuando lo haces en público.

…Y sí, me invente el término.

¿Cuántas historias conoces acerca de parejas que tuvieron problemas porque revisaron mensajes del otro? Ya sea en el celular, el mail o las redes sociales, nadie se salva. Pero hay un aspecto muy importante a considerar: Tú no controlas la bandeja de entrada, sólo te puedes hacer responsable de la de salida.

Si llevas una buena relación y eres súper fiel, no deberías tener miedo a abrir tu correo frente a tu pareja. Todos tenemos un pasado y es normal que de vez en cuando nos lleguen mensajes de personas que estuvieron en nuestra vida. De hecho, si no los recibes, ponte a pensar qué tipo de persona has sido y por qué no te quieren volver a ver.

Lo que sí debemos cuidar es cómo respondemos esos mensajes, porque eso hace toda la diferencia. No es lo mismo que si te llega un “¿Cómo estás mi reina? Estoy en la ciudad y hace años que no nos vemos” contestes: “Muy bien, muy contenta en mi relación, ¿y tú?” a que no digas nada y le preguntes cuántos días va a estar en la ciudad.

Asumiendo que eres una persona honorable; si desconfían de ti al leer algo así, estás en todo tu derecho a enumerarle todas y cada una de las veces que le has demostrado amor incondicional, indignarte y esperar una disculpa.

Si no lo eres no se llama fobia, se llama precaución y mejor ábrete un correo alterno. No seas menso.

Publicado en La Primera Plana Nov 2010

Llámame cuando llegues a casa

Una de las apologías más comunes entre los solteros es: “Está padre que nadie me reclame porque no le llamé en la noche”.

Cuando terminas una relación y empiezas a vivir tu vida sin avisar ni pedir permiso, se respira una libertad completa. No tienes que informar dónde estás ni con quién. Por eso es difícil regresar a la rutina de los mensajitos y las conversaciones nocturnas. Les pasa sobre todo a los hombres, que dejan a su novia y tienen la obligación de reportarse en cuanto abran la puerta de su casa. Esto tiene una explicación muy sencilla.

Las mujeres son más intensas por naturaleza y paradójicamente no expresan sus deseos ni molestias con facilidad, sólo explotan cuando ya no aguantan.

Para evitar los reclamos simplemente necesitan saber que sientes lo mismo por ella. (asumiendo que es una persona normal y no una control freak) Puede que no te salves de reportarte, pero si le dices que mueres de ganas por verla cada que la dejas, o alguna mamarrachada así, sus inseguridades menguarán y no habrá tanta presión.

Ella sólo quiere saber que lo que sientes es tan intenso como lo que ella experimenta. Si la haces sentir segura con explicaciones la tendrás comiendo de tu mano. Y hasta le puedes aplicar el: “¿y por qué no me llamas tú?” (todo con medida).

Verbo mata carita. Y también verbo apacigua a las bestias.

Reglas para empezar bien una relación 7: NO INTIMES CON SUS AMIGOS

No se están casando. Y aunque así fuera, no quieras hacerte amigo de sus amigos. Esto a futuro genera situaciones muy incómodas, que van desde celos (porque hay gente loca que se encela hasta del mesero) hasta usarlos como armas o jueces en las peleas. Típico que si tú estás enojada/o con tu pareja, esperes que ellos te den la razón. Y ni hablar de amigos que te bajan a la novia o al novio.

También, si la relación se acaba, lo más seguro es que pierdas un círculo de amigos y eso siempre duele…sería como ponerte una trampa tú solo.

Que te quede claro: Son sus amigos, no los tuyos. Y el primero en tiempo es el primero en derecho. Llévate bien con ellos, de hecho lo mejor que puedas. Pero intenta mantener una sana distancia y todo será más fácil.

Aparte, así cada quién conserva su espacio. (Mayores referencias en la regla número 2)

El amor de tu vida (de este año)

Es muy difícil soltarse de una relación que ya no funciona, pero aún más difícil es deshacerse de una idea con la que has vivido mucho tiempo.

Ejemplos hay muchos. Una mujer que no trabaja y se queda con el marido sabiendo de su amante, una pareja que ya no tiene sexo porque no soportan la idea del contacto físico o quedarte en un trabajo que odias porque “¿qué tal si no puedes? ¿qué tal si éste era el amor de tu vida y ya no encuentras a nadie más?” o “nadie te va querer con hijos”

Lo que sea, no es cierto.

El miedo a  lo desconocido es el principio de los círculos viciosos. Es dejarle la resposabilidad de tu vida a alguien más o a un concepto tan relativo como “el destino”. Cada quien tiene lo que se merece. o cada quien tiene las relaciones que aguanta.

El amor de tu vida sería sólo una persona si tú no cambiaras con el tiempo y las experiencias… y mientras no te muevas de donde estás, eso no va a pasar. (mayores referencias en mis recomendaciones para pegar un corazón) Si creces y aprendes, no tienes por qué quedarte solo, o no encontrar a alguien que llene tus expectativas; que serán mayores y más centradas mientras más tiempo pase.

Así de fácil.  Si estás en algo por miedo, déjalo ir y sigue adelante, no pasa nada. Vas a estar bien, vas a tener más tiempo para ti y después vas a estar mejor. Te lo prometo.

El arte de tener Fuck buddies

Si no sabes qué es eso, pero sí sabes inglés. Acá una definición.

Hay que tener muy claro lo que esperas de una persona antes de plantearte esta situación. Si cruza por tu mente el menor deseo de fidelidad (por su parte) o crees que DEBE estar disponible cada vez que llames, olvídalo. No puedes ser su FB. (por needy y egoísta)

Debes poner las cartas sobre la mesa para que los 2 estén de acuerdo. Nada de “yo pensé que tú también salías con más gente”.  Si no puedes plantearlo con todas sus letras, olvídalo. No puedes tener un FB. (Por tibio)

¿Dónde los buscas? Me atrevo a decir que es simple suerte encontrarte con gente que puede mantener relaciones sin compromisos. Aproximadamente el 90% de las mujeres tienen el clítoris conectado al corazón y el corazón conectado a una parte del cerebro que  se descompone muy fácil; por eso se vuelven locas a la menor provocación. El 90% de los hombres son muy débiles y se dejan poner el pie la cara cuando encuentran a una de esas mujeres que se vuelve loca. Así que, por simple estadística, conseguirlo es difícil.

Pero no confundas; si estás buscando un fuck buddie porque estás solo, Error. Un sex friend se encuentra (o negocia) cuando sales con más personas. Si no estás vulnerable es más fácil pensar fríamente. Lo importante es que estén en la misma disposición para verse cuando los 2 quieran y puedan. Sin reproches de ningún tipo, pero tampoco abusos ni ojetadas.

Hay 2 niveles en estas relaciones.  El primero es no hablar de tu vida privada y tus otros ligues. Eso vuelve las conversaciones muy simples; pero no por eso menos divertidas. Hablen de cine, de libros o del trabajo (¿por qué no?). Y ya pasado un tiempo, podrán hablar de sus problemas maritales. Si todo sale bien pueden terminar como grandes amigos.

Cambiar de piel

La naturaleza es sabia. Muchos animales dejan atrás envolturas donde ya no caben y caparazones que les han quedado chicos.

La evolución y el éxito se demuestran ocupando más espacio. Una oficina más grande en un edificio más alto; una casa con muchos  metros cuadrados.

Pero luego nos enfrentamos con los sentimientos. ¿De qué forma se canaliza algo tan grande y tan fuerte que no puedes contenerlo dentro de tu cuerpo? ¿En dónde metes tanto amor cuando lo sientes?

No hay forma

El amor se suda, se respira y se verbaliza. No hay cómo aprisionarlo dentro del cuerpo, porque las sensaciones serían tan fuertes que presentarías síntomas de sobredosis. Al igual que síndrome de abstinencia cuando no estás expuesto, por periodos prolongados, al objeto de dicho sentimiento.

No se puede crecer como envoltorio, pero se puede compartir, demostrar y escribir acerca de él.

Se pueden colocar megáfonos en los puntos más concurridos de la ciudad para, literalmente, gritarlo a los cuatro vientos.  O se pueden escribir posts que impacten a 8 mil personas como mínimo. (Lo que no es recomendable es llenar de post its el coche del o la susodicho/a).

Cada quien lidia con la necesidad de desahogar las corrientes hormonales y las certezas que te hacen vivir tu vida en función de otra persona, cuando la verdad más importante es estar juntos. Por 2 años, sin problemas, como mínimo.