¿Está feo pero te quiere mucho?

Una persona que termina emparejada con alguien que, a ojos externos, no la merece. Ya sea porque es feo (sin lo fuerte y lo formal) o porque representa un lastre para su desarrollo personal o profesional.  Y aunque nadie debería opinar, sabes que hay de 2 sopas; que no duren o que sean infelices en menor o mayor grado.

Parece obvio decir que las parejas deberían ayudarse a crecer, siempre manteniendo un equilibrio para ser individuos completamente funcionales que pueden estar sin el otro pero – y aquí entra la magia- que escogen estar juntos porque les hace bien.

Tu pareja no debería ser una piedrita en el zapato. Es horrible escuchar esposos hablando del otro con tono de burla o hartazgo. Si se estorban ¿por qué siguen juntos? No deberías ir por ahí quejándote de tu situación. Si algo no te gusta, cámbialo.

Hay preguntas muy fáciles para saber si algo anda mal.

¿Cuando él o ella está,  nada es tan divertido?

¿Desde que estamos juntos he dejado de hacer cosas que quiero y me pesa?

¿Siento estrés cuando me llama?

¿Tengo confianza para platicarle cualquier cosa y al hacerlo no hay reprimendas?

Y la definitiva ¿envidias a otras parejas o fantaseas con ser soltero?

Piénsalo, porque podrías aprovechar mejor tu tiempo y tu esfuerzo, o mejor tener una mascota.

la primera plana

No te cojas a la nómina

En todas las relaciones personales la sobreexposición genera estragos. Convivir todos los días en un ambiente laboral puede derivar en peleas irreconciliables o en cierta tensión sexual entre personas que no deberían sentirla. Si es bien encausada, la química que surge naturalmente se puede traducir en resultados extraordinarios dentro del equipo y en el mejor de los casos se gana un amigo.

Con lo que hay que tener cuidado es con las relaciones sentimentales (o símplemente sexuales) que comienzan en el trabajo ya que sufren un desgaste mayor que aquellas iniciadas fuera de ese ambiente. No digo que no se pueda, tu pareja puede ser el mejor colaborador, porque, aparte, goza de tu entera confianza. Pero los problemas se magnifican cuando te llevas el trabajo a la cama.

Y si se da un rompimiento y terminas detestando a esa persona, la oficina será insoportable. Imagina ver 8 horas diarias al que, en el mejor de los casos, te rompió el corazón. Y aún cuando no trabajes con tu pareja, estar mucho tiempo juntos puede detonar fricciones inesperadas.

El concepto gringo de “necesito mi espacio” no aplica del todo en la sociedad mexicana, pero se puede adaptar a nuestra realidad tomando elementos que sí funcionen. Un tiempo separados de vez en cuando, acordado previamente por ambas partes, le puede hacer mucho bien a la relación.

Ya sea para darse cuenta de que se extrañan y disfrutar esa sensación, o usarse como indicador oportuno de que algo está mal. ¿Cómo te das cuenta? En el momento en el que  ese tiempo libre les resulta más placentero que el que pasan con su pareja. Estar con uno mismo no es señal de que no amen a una persona, es sólo un hábito saludable que puede ocurrir tanto o tan poco como lo requieran.

La primera plana

El amor de tu vida (de este año)

Es muy difícil soltarse de una relación que ya no funciona, pero aún más difícil es deshacerse de una idea con la que has vivido mucho tiempo.

Ejemplos hay muchos. Una mujer que no trabaja y se queda con el marido sabiendo de su amante, una pareja que ya no tiene sexo porque no soportan la idea del contacto físico o quedarte en un trabajo que odias porque “¿qué tal si no puedes? ¿qué tal si éste era el amor de tu vida y ya no encuentras a nadie más?” o “nadie te va querer con hijos”

Lo que sea, no es cierto.

El miedo a  lo desconocido es el principio de los círculos viciosos. Es dejarle la resposabilidad de tu vida a alguien más o a un concepto tan relativo como “el destino”. Cada quien tiene lo que se merece. o cada quien tiene las relaciones que aguanta.

El amor de tu vida sería sólo una persona si tú no cambiaras con el tiempo y las experiencias… y mientras no te muevas de donde estás, eso no va a pasar. (mayores referencias en mis recomendaciones para pegar un corazón) Si creces y aprendes, no tienes por qué quedarte solo, o no encontrar a alguien que llene tus expectativas; que serán mayores y más centradas mientras más tiempo pase.

Así de fácil.  Si estás en algo por miedo, déjalo ir y sigue adelante, no pasa nada. Vas a estar bien, vas a tener más tiempo para ti y después vas a estar mejor. Te lo prometo.

El arte de tener Fuck buddies

Si no sabes qué es eso, pero sí sabes inglés. Acá una definición.

Hay que tener muy claro lo que esperas de una persona antes de plantearte esta situación. Si cruza por tu mente el menor deseo de fidelidad (por su parte) o crees que DEBE estar disponible cada vez que llames, olvídalo. No puedes ser su FB. (por needy y egoísta)

Debes poner las cartas sobre la mesa para que los 2 estén de acuerdo. Nada de “yo pensé que tú también salías con más gente”.  Si no puedes plantearlo con todas sus letras, olvídalo. No puedes tener un FB. (Por tibio)

¿Dónde los buscas? Me atrevo a decir que es simple suerte encontrarte con gente que puede mantener relaciones sin compromisos. Aproximadamente el 90% de las mujeres tienen el clítoris conectado al corazón y el corazón conectado a una parte del cerebro que  se descompone muy fácil; por eso se vuelven locas a la menor provocación. El 90% de los hombres son muy débiles y se dejan poner el pie la cara cuando encuentran a una de esas mujeres que se vuelve loca. Así que, por simple estadística, conseguirlo es difícil.

Pero no confundas; si estás buscando un fuck buddie porque estás solo, Error. Un sex friend se encuentra (o negocia) cuando sales con más personas. Si no estás vulnerable es más fácil pensar fríamente. Lo importante es que estén en la misma disposición para verse cuando los 2 quieran y puedan. Sin reproches de ningún tipo, pero tampoco abusos ni ojetadas.

Hay 2 niveles en estas relaciones.  El primero es no hablar de tu vida privada y tus otros ligues. Eso vuelve las conversaciones muy simples; pero no por eso menos divertidas. Hablen de cine, de libros o del trabajo (¿por qué no?). Y ya pasado un tiempo, podrán hablar de sus problemas maritales. Si todo sale bien pueden terminar como grandes amigos.

Ustedes los guapos…y la compatibilidad fisonómica.

Dejemos de lado las parejas que están juntas por interés (Sugar daddies y Cougars) aquí hablamos de los novios/dates por decisión propia.

Hay parejas que no combinan. Normalmente ella es guapísima y él no es tan agraciado. Cuando él es el guapo, yo digo que seguro tiene complejo de Edipo y ella lo ha de cuidar mucho.

Cuando ésa es la situación, la pareja es vulnerable. Porque siempre habrá un guapo rondando en el antro, o en el concierto de Cut copy (si escuchan ibero) o en el concierto de Alejandro Sanz (si escuchan ya párate). Y eso no es lo peor del caso porque como sea, si quieres a tu pareja, pues te aguantas y ya.

Muchas veces aunque el otro sea un amor de persona, el “guapo” se encontrará en el predicamento de justificar por qué anda con alguien feo. Ya sea con su familia, que es lo de menos, o con sus amigos y compañeros de trabajo.

-Te voy a presentar a mi novio, ‘no es guapo pero’ es un amor, no sabes lo bien que me trata…

También me ha tocado ver cómo deciden si llevar o no a su pareja a -tal evento- ya que no combinaría con los asistentes o no tendría de qué hablar con  ellos. (el encanto “a la María la del Barrio” sólo aplica en las telenovelas o en privado)

Tengo un amigo al que quiero mucho que siempre, desde prepa, me ha dicho: “Quiérete mujer, tú no estás para conformarte, estás para escoger. Deberías andar con alguien guapo, cool, inteligente y que te quiera mucho”. (Ajá, nomás que me diga dónde está la fábrica para administrarla y hacerme millonaria)

Entonces, para evitar esas cosas, es bueno que tu pareja te guste y no repetir patrones victorianos donde primero era el matrimonio y luego el amor.

Aparte, es más difícil que se extinga el deseo sexual con alguien que te encanta.

Pero bueno, no siempre se puede.